Los meses de confinamiento provocaron la suspensión en las revisiones bucodentales y la relajación en la alimentación, aumentando en el 13% de la población los casos de caries por acumulación de placa bacteriana, los de bruxismo o los de gingivitis tras vivir prolongados momentos de ansiedad y estrés. Los tratamientos dentales más demandados tras el confinamiento del primer estado de alarma fueron las revisiones, las limpiezas dentales y los implantes.

A esto hay que añadir los efectos secundarios en la dentadura del uso de la mascarilla ya que puede provocar la aparición de halitosis, enfermedades periodontales, caries, tinción dental, falta de hidratación y la proliferación de bacterias por la falta de oxígeno.

Pero también hay buenas noticias: hubo una mejora en los hábitos de salud, incluyendo también los de salud bucodental. Nos cepillamos ahora los dientes más a menudo y anteponemos la salud por delante de las razones estéticas. El objetivo de cepillarse los dientes es mantener la boca libre de bacterias y lo más limpia posible. El uso de mascarillas nos ha hecho ser más conscientes de nuestro propio aliento, lo que nos ha impulsado a cepillarnos los dientes con más frecuencia.

No obstante, y a pesar de esta mejora en los hábitos de salud bucodental, menos de la mitad de la población cumple con lo que recomendamos los odontólogos: el cepillado de dientes tres veces al día. 

Como ya os comentamos en otro artículo, la enfermedad de las encías y el COVID son muy malos compañeros.

Por todo ello, es importante insistir en la importancia del cuidado bucodental: cepíllate los dientes de manera adecuada con una frecuencia de 3 veces al día, evita el picoteo entre horas, ten cuidado con los alimentos o muy fríos o muy duros, consume alimentos ricos en vitamina C y continúa con el lavado frecuente de manos.

Para evitar el contagio de COVID-19 a través del cepillado de dientes, lávate las manos con agua y jabón antes de usar el cepillo; no mantengas el cepillo a la vista, sino guardado, evitar la contaminación cruzada; guarda los cepillos por separado y por último, lávate bien las manos después del cepillado.

No olvides la importancia de las revisiones bucodentales: el 22 por ciento de la población sólo acude al dentista si tiene algún problema. Y tal vez entonces el problema ya esté en una fase más avanzada y tenga peor pronóstico y tratamiento. Recuerda que siempre es mejor prevenir que curar.

Si sientes preocupación por el estado de tus dientes y tus encías, pide tu cita con nosotras: la primera visita para valoración y diagnóstico es gratuita.

¿¡A qué esperas…!? Ponte ya en las mejores manos.

Plan Renove para prótesis removibles

Además, recuerda que, hasta el 30 de abril, si cambias tu prótesis removible por una fija o implantes, te descontamos lo que cuesta tu dentadura postiza. Aquí encontrarás más información del PLAN RENOVE: Cambia tu prótesis removible por fija o implantes: llega el Plan Renove.

O contacta con nosotras directamente por teléfono, Whatsapp o a través del formulario de contacto y te ampliaremos la información.

(Sólo hasta el 31 de enero)

¡PRORROGADO!

.

Saber más